General

Itinerario del Emprendedor

¡NO QUIERO SEGUIR teniendo UN mini-job!

Algunos consejos para no depender más de salarios de miseria
En este BLOG encontrarás algunas recomendaciones sobre como sacar adelante tu proyecto empresarial y ganar así el sueldo que te propongas.

¡Un instrumento al fin para salir del quinientoseurismo!

INTRODUCCIÓN

Cuando observamos la ostentación de riqueza que hacen los líderes políticos de algunos de los países mas pobres de la tierra (jeques que revisten sus aviones con polvo de oro mientras su pueblo pasa hambre o reyes que se gastan el presupuesto de su país en su fiesta de toma de posesión...), nuestra mentalidad occidental enseguida piensa “¿cómo es que esos pueblos no se rebelan contra tales injusticias?”.

Sin embargo, somos capaces de admitir, que en nuestra sociedad una persona gane solo 500 euros al mes (Se hace muy difícil llegar a fin de mes con ese sueldo. Si además vives en una gran ciudad...es misión imposible) y que haya millonarios cuyas fortunas ascienden a cientos de miles de millones de euros.

Para estos millonarios, trabajan muchos de esos quinientoseuristas.

Las desigualdades económicas, y por tanto las injusticias, no se dan solo en países cultural y económicamente atrasados. ...



Tu mejor opción para no ser un quinientoseurista

Crear una empresa es desde el punto de vista legal es lo más sencillo que una persona puede hacer. Solo tienes que ser mayor de edad y tener libre disposición de tus bienes. Es lo que establece el código de comercio

No importa que seas guapo, feo, listo, tonto, culto o incluso no sepas siquiera leer y escribir (la legislación no lo exige).Cualquiera puede hacerlo.

Tener éxito empresarial tampoco es difícil. Conozco personas que han tenido mucho éxito en los negocios y han ganado considerables sumas de dinero y no son precisamente unos “lumbreras”.

En los tiempos que vivimos, resulta evidente que la única forma de salir de sueldos de subsistencia es crear tu propia empresa.

Ten en cuenta que las grandes empresas han sido pequeñas en algún momento de su existencia, y una gran parte de las contrataciones que están haciendo las grandes corporaciones y las administraciones públicas es a través de pequeñas empresas.

Tu grito de independencia podría ser: ¡No quiero ser un quinientoseurista!¡Quiero ser empresario!

©Jum Kioce



El trabajo en equipo favorece la consecución de resultados

Mas bien son las “sensaciones” que produce el trabajo en equipo las que favorecen el logro de metas empresariales.

El ser humano es un animal gregario, y mas allá de la motivación económica, está la percepción de satisfacción que produce el hecho de realizar una tarea conjuntamente con otros seres humanos. Si además se tiene éxito, se nos agrega la satisfacción del deber cumplido.

Durante la construcción de las pirámides de Egipto, participaban cientos de equipos a los que se les motivaba haciéndoles observar los logros de sus otros compañeros. Esto provocaba que compitieran unos contra otros por la colocación de piedras.

¿Alguien puede pensar que unos esclavos malnutridos iban a encontrar alguna satisfacción económica en la colocación de unas piedras para mayor gloria del Faraón?. La clave era fomentar el trabajo en equipo. Y la competencia entre ellos.

Un buen empresario debe forjar un sistema en el que todo el engranaje de su empresa (incluído el mismo) sienta la pertenencia a un equipo que participa en la consecución de un fin común.

En este sentido, no hay lugar para individualismos ni para actitudes despóticas o insolidarias.

Hay mas ejemplos en la historia. Las legiones romanas no hubieran podido conquistar el mundo antiguo conocido de no haber actuado como un solo cuerpo....



Sin palabras

Las personas muy inteligentes aprenden a comunicarse sin usar palabras. Puede resultar paradójico, pero es así.

Cualquier empresario que se enfrente a determinados retos debe aprender a transmitir sus ordenes sin necesidad de verbalizarlas.

Hace poco un cliente mío, miembro de una asociación empresarial me indicó que en su organización estaban queriendo reducir personal, y por ello, iban a despedir a aquellas personas de administración que estaban dedicadas a la tramitación de subvenciones y ayudas públicas. La conversación con él siguió luego por otros derroteros, pero lo que yo saqué en claro es que mis servicios de asesoramiento debían ofertar la consultoría en materia de subvenciones, ya que su personal no lo iba a seguir haciendo. Así lo hice, y también “sin palabras”, o mejor dicho “sin las palabras exactas”, conseguí una renovación del contrato que mantenía con mi Cliente por cinco años mas.

Los emprendedores debemos acostumbrarnos a que no hay nada mas oculto a nuestra vista que todo lo que se mueve en el entorno empresarial. Los clientes no manifiestan claramente sus intenciones, los operadores del mercado tampoco lo hacen, ni los proveedores, ni los deudores...

Tenemos por tanto que ser capaces de lograr nuestros objetivos sin necesidad de comunicar lo evidente....



Que damos y a cambio de qué

Aunque suene excesivamente materialista, nada se da nunca a cambio de nada. La naturaleza desde luego no lo hace.

Pondré un ejemplo quizás algo extremo; a las personas a las que le resulta extraño ver a una mujer joven con un hombre maduro y no al revés (mujer madura - hombre joven), las tildamos de machistas. Pero hay un sentido en este modo de pensar. El señor maduro ofrece seguridad y estabilidad a la futura descendencia de la mujer joven y a ella misma. A cambio, ella le “regala” su belleza y juventud. Es un intercambio justo.

La mujer madura, en cambio no precisa seguridad y estabilidad (se supone que ya las ha logrado) para sí y su descendencia, por tanto el hombre joven tiene poco que ofrecerle. Este es el motivo por que el provoca mayor rechazo el segundo caso que el primero.

Pese a que a todos nos gustan las palabras bonitas que expresan sentimientos (amor, fraternidad, compañerismo), en el fondo, la mayor parte de las personas, no entiende que haya alguna relación en la que el intercambio no sea justo.

Estamos programados para que nuestros actos obtengan siempre una recompensa a corto, medio o largo plazo. ...



La ganancia del intercambio

En cualquier transacción (no tiene porqué ser monetaria exclusivamente. Las relaciones humanas están plagadas de transacciones de tipo emocional, del estilo “tu me das y yo te doy”) debe haber una ganancia conjunta para que esta sea estable.

Cuando un empresario vende un producto, recibe una contraprestación económica (dinero) a cambio de la satisfacción del Cliente. El empresario aumenta su cuenta de resultados, y el Cliente ha satisfecho una necesidad.

Existe una opinión, a mi juicio totalmente equivocada, que dice que para que alguien gane, alguien tiene que perder. Esto es un ERROR mayúsculo. Las relaciones en el mundo de la empresa no funcionan así.

Imaginemos el caso mas extremo; un torneo de tenis con los mejores jugadores del mundo. Solo puede ganar uno. Aún, en este caso, TODOS GANAN en su conjunto; organizadores, aficionados e incluso el jugador que queda en segundo lugar obtiene ganancias, ya que su objetivo será entrenar duro para intentar ganar en otra ocasión al número uno.

Esto es lo que se conoce en la Teoría de Juegos como juego de suma no cero (el resultado es mayor que cero).

En la empresa hay que tratar de jugar siempre a juegos de suma no cero en los que todos ganamos.

©Jum Kioce



El talento oculto

A Pablo Picasso se le atribuye la frase “..si la inspiración existe, espero que me encuentre trabajando..”. También se dice que dijo “....he tardado ochenta años en aprender a pintar como un niño.....”

Al igual que Picasso, todos tenemos un talento oculto.

La rutina, el quehacer diario, la monotonía de nuestras vidas hace que ni siquiera indaguemos en ello, pero a poco que nos esforcemos nos daremos cuenta que hay algo que sabemos hacer mejor que los demás, y además....que nos gusta hacerlo.

El emprendedor debe saber explotar ese talento y hacerlo atractivo para el mercado. Ello exige mucha reflexión y no poco esfuerzo, pero merece la pena.

El buen profesional, termina especializándose en aquello para lo que se cree mas capacitado, por muchos conocimientos generales que haya adquirido en sus estudios.

Merece pues la la pena hacerse la pregunta “¿Para que cosas me considero mas capacitado que los demás?. ¿Puedo poner en práctica esa habilidades en mi propia empresa?”. Si nos lo proponemos, todos podemos llegar a ser un “Picasso” en lo nuestro.

©Jum Kioce



Nadie te hará rico

Está muy extendida la opinión, de que en la empresa lo que hay que hacer para tener éxito es escoger a las personas adecuadas que suplan algunas de nuestras carencias como empresarios.

Muchas veces hemos oído que tal o cual empresario ha sido muy listo porque ha conseguido que personas muy inteligentes trabajen para él.

Esto en sí es una contradicción. Una persona muy inteligente no trabaja para hacer prosperar a otra persona así como así.

La función del empresario es INDELEGABLE, y claro que debo rodearme de los mejores profesionales del sector (si los puedo pagar...), pero el esfuerzo, el rumbo y la dirección la debe poner el empresario, y esto exige muchas horas de planificación, dedicación y trabajo.

¿A alguien se le ocurriría pensar que un pintor como Velázquez hubiera podido hacer un cuadro como “las meninas” si lo hubiera dejado en manos de sus mejores discípulos y aprendices?. En la empresa ocurre igual. El empresario tiene que “bajar a la fábrica”. Tiene que “mancharse de grasa”. Tiene en definitiva que “tomarle el pulso a su negocio”.

Si eres dueño de una gran empresa textil tienes que saber si las prendas están bien o mal cosidas. Esto no lo puedes calibrar si nunca has cogido unas tijeras


Las buenas ideas no sirven de nada

Mucha gente cree que para que un proyecto empresarial tenga éxito, basta con tener buenas ideas.

¡Error absoluto!. He asistido a muchas reuniones de asociaciones empresariales en las que esta creencia llega a límites ridículos. Personas que apenas dicen nada por temor a “que se les pueda copiar sus geniales ideas”, o que creen tener en la cabeza el descubrimiento que cambiará el mundo.

Las ideas, al igual que las emociones, no tienen ninguna válidez fuera del cerebro de quién las produce.

¿Alguien se cree que empresas como Apple o Microsoft surgieron solo de una idea genial?. Nadie que no fuera Steve Jobs o Bill Gates podría haber creado estos dos imperios partiendo solo de una idea.

Las ideas, si no somos capaces de ponerlas en práctica de un modo eficiente, son meros intercambios neuroquímicos en nuestro cerebro sin mayor relevancia.

©Jum Kioce



La actitud ante los problemas

Es mucho mas importante a la hora de enfrentarse ante cualquier dificultad la actitud que se tenga que el problema en sí.

Si partimos de una mentalidad positiva, con ilusión y ganas, no solo daremos antes con la solución, sino que nuestra satisfacción una vez conseguida ésta será mucho mayor.

En una empresa no hay problemas grandes o pequeños. Hay solo problemas.

Su solución depende en buena parte de nuestra actitud hacia ellos. Sin esa actitud positiva, no se habrían descubierto continentes ni se habría llegado a la luna.

La mentalidad positiva nos permite llevar a cabo empresas de gran envergadura.

©Jum Kioce


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información